Bombazo: El CDC destruyó documentos sobre vacunas, revela congresista

Obligar la destrucción neurológica de los niños es un 
crimen que se debe investigar y castigar.  

Por: Jon Rappoport

Julio 31 de 2015

NoMoreFakeNews.com

“… Los co-autores [del CDC] programaron una reunión para destruir documentos relacionados con el estudio [de la Triple Viral]. Los cuatro co-autores restantes se reunieron y llevaron un gran cubo de basura a la sala de reuniones y revisaron y pasaron por todas las copias duras de los documentos que habíamos pensado en descartar y los pusieron en un cubo de basura enorme”. (William Thompson, Investigador del CDC).

El 29 de julio, el congresista Bill Posey hizo su última presentación en el Congreso. En los cinco minutos que le fueron concedidos para hablar, destapó las mentiras del CDC en el ahora famoso estudio de 2004, que exoneró la vacuna Triple Viral (MMR) y clamó que ésta no tiene conexión con el autismo.

“No tiene conexión con el autismo”  fue la mentira.

El congresista Posey leyó una declaración de William Thompson, un investigador que trabajó por largos años para el CDC, y uno de los co-autores del estudio publicado en 2004 en la revista Pediatrics, diseñado para determinar, de una vez por todas, si la vacuna contra el sarampión, la rubéola y las paperas podía causar autismo.

Thompson vio y participó en la violación del protocolo del estudio. Él estuvo ahí. Él ayudó a sus co-autores a destruir documentos que hubieran mostrado la conexión entre la Triple Viral y el autismo.

Pueden leer una transcripción hecha a la carrera de las declaraciones del Congresista Posey aquí (en el portal ageofautism.com), que incluye su lectura del testimonio del denunciante Thompson.

Posey le ruega a sus colegas para que el Congreso haga una investigación.

Para tener en cuenta: dos de los investigadores del CDC del infame estudio del 2004 que, de acuerdo con Thompson, destruyeron documentos vitales, son Coleen Boyle y Frank DeStefano. Los dos son ejecutivos de alto rango en el CDC en el área de seguridad de las vacunas.

Esto pone en duda todos los estudios que el CDC haya hecho, bajo su mandato, que clamen que las vacunas son seguras.

El testimonio del denunciante Thompson, que Posey leyó en el Congreso, incluye este bombazo:

"De todas formas, como yo [Thompson] asumí que eso [destruir los documentos] era ilegal y que violaría las peticiones de los FOIA [Freedom of Information Acts] y del DOJ [Departamento de justicia], yo mantuve copias duras de todos los documentos en mi oficina y retuve todos los archivos informáticos asociados. Yo pienso que nosotros eliminamos intencionalmente hallazgos controversiales de la versión final del estudio de Pediatrics".   

Thompson tiene los documentos incriminatorios. También los tiene el congresista Posey. Creo que otros también los tienen.

Entonces: publíquenlos. Publíquenlos ya.

Hay demandas para presentar. Han pasado 11 años dede que el CDC cometió el crimen de esconder la conexión entre la vacuna Triple Viral (MMR) y el autismo. ¿Cuántos padres, a los que nunca se les informó la verdad, han permitido que sus hijos reciban esta vacuna? ¿Cuántos niños han sido postrados por esta vacuna?

Las demandas deben presentarse en contra del CDC y de los autores individuales del estudio de 2004. Los abogados deben deponer a todos los empleados del CDC que hayan tenido conocimiento del crimen.

Y ¿qué pasa con el hecho de que la Triple Viral sea una de las inyecciones obligatorias, por ley, en California, en otros estados y en Australia? Obligar a la destrucción neurológica de los niños es un crimen que se debe investigar y castigar. Si estos estados (y otros países) insisten en mantener la Triple Viral en sus calendarios de vacunación, ellos son los culpables.

Aquí, para dar contexto, están artículos anteriores que escribí acerca del denunciante Thompson, que empiezan cuando la historia irrumpió en el verano de 2014.

Entiendan con lo que estamos tratando aquí, en términos de exposición pública: el autor de un artículo publicado y revisado por pares; el autor que ha trabajado por muchos años en el CDC, el autor que participó en la destrucción de documentos vitales; el autor ha presentado y admitido su crimen y el crimen de sus colegas. Este tipo de confesión nunca sucede.

Pero sucedió.

Y esta historia y lo que significa no debe morir, sin importar cuánto se esfuercen los medios de comunicación por distorsionarla o ignorarla.

Los padres que están, en ignorancia, permitiendo que sus hijos reciban la vacuna Triple Viral, deben ser informados. Ellos deben saber lo que está pasando. Ellos deben conocer el riesgo que implica para sus hijos.

En Australia, Canada, Inglaterra, Nueva Zelanda, Alemania, Francia, India, China, Sur Afríca, COLOMBIA… en todos los lugares en los que se aplica la Triple Viral…. los padres deben ser conscientes de que están jugando con las vidas de sus hijos.

Los funcionarios del gobierno en cualquier parte del mundo que permiten que este crimen continúe son responsables.

También los fabricantes de la Triple Viral.

Manos a la obra. Expongan la verdad.

Jon Rappoport


El artículo original lo pueden encontrar en este link.

Suscripción

Suscripción

Si te gusta lo que leiste, suscríbete para recibir los artículos en tu correo.
Adoro la privacidad y nunca revelaré tus datos.
Por favor agrega info@lapapeleta.com a tus contactos, para asegurarte de recibir los correos.
Muchas gracias por suscribirte.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.